lunes, 17 de noviembre de 2008

Revolución insidiosa


El 5 de junio de 1913, al grito de Vote for women!, la sufragista Emily Davison irrumpió en la pista de carreras de Epson. Embestida por el caballo que portaba los colores reales, murió poco después a consecuencia de las heridas. Al conocer la noticia, el rey Jorge V de Inglaterra se limitó a preguntar: ¿Está bien el caballo?

Al tildar Cañizares la igualdad entre mujeres y hombres de “revolución insidiosa” es fiel a una Iglesia machista como la católica

La anécdota –trágica anécdota--viene a colación tras unas recientes declaraciones de monseñor Cañizares. Porque, a tenor de las mismas, monarca y prelado parecen compartir la misma indiferencia ante las reivindicaciones de la política de género. Al cardenal primado no le ha temblado la voz para asegurar que la demanda social por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres es “una de las revoluciones más insidiosas” de la humanidad ya que, a su parecer, conlleva “la destrucción del hombre”.

Una no puede evitar sorprenderse o escandalizarse –lo que, a ojos de la iglesia católica, es mucho más grave—ante semejantes declaraciones. Pero lo cierto es que, viniendo de quien vienen, no carecen de lógica. Las instituciones de la Iglesia católica continúan marginando a la mujer de los puestos de responsabilidad y su jerarquía continúa insistiendo en someterla a la autoridad del varón. Es más, hace oídos sordos a las continuas reivindicaciones que, para remediar esta situación, parten de las comunidades cristianas de base desde los años setenta, cuando el Concilio Vaticano II y la llamada Teología de la Liberación permitieron soñar con una Iglesia más abierta y, sobre todo, más coherente con los principios evangélicos de igualdad y justicia.

Monseñor Cañizares no hace, pues, más que seguir los dictámenes de la Institución a la que pertenece. No es el único. En el diario La Razón, otro cristiano --que no católico-- predicador, César Vidal, insiste en atacar a la ministra de Defensa, Carme Chacón, diciendo que “ni es un hombre ni tiene honor”. Por lo visto, a ojos de Vidal, la condición masculina es un grado y empatizar con el dolor ajeno es sinónimo de deshonor. No vale la pena responder a tal exabrupto puesto que ya lo ha hecho sobradamente, Enric Sopena, director de este diario. Pero valga como ejemplo para demostrar que, hoy por hoy, la misoginia sigue presente entre los sectores más conservadores de la sociedad.

El machismo, la discriminación de la mujer sólo por el hecho de ser mujer, esta vivo. Muy vivo. Y hay que estar alerta. Especialmente cuando se disfraza de condescendencia, de humorada o se niega en público, pero se práctica en privado. ¿Por qué, si no, los muchos despidos improcedentes de iure que no de facto tras una baja maternal, las zancadillas laborales o el bombardeo continuo contra las ministras del Gobierno Zapatero alabando o criticando, por ejemplo, su forma de vestir cuando a nadie preocupa el terno que lucen los señores diputados?

Me gustaría, pues, recordar a monseñor y a quienes comparten sus opiniones que, desde finales del siglo XVIII, y aún antes, no han cesado de alzarse voces que reclamaban para la mujer el derecho a la autosuficiencia intelectual y económica. Y que todas, fuera cual fuera la época que les tocó vivir, fueron acalladas por los mismos sectores inmovilistas empeñados en defender un perfil femenino asexuado, doméstico y sumiso. Un “ángel del hogar” que también hoy un sector de la sociedad pretende mantener vigente.

Lo más grave es que se pronuncien tales palabras en vísperas del 25 de noviembre, el día señalado oficialmente por las Naciones Unidas para denunciar la violencia de género. Negar que la mujer pueda asumir sus propias responsabilidades o proclamar una presunta superioridad masculina cuando, diariamente, se contabilizan nuevas víctimas de maridos, padres, hijos o compañeros sentimentales, es de alguna manera colaborar con sus verdugos.

Posiblemente quienes, como monseñor Cañizares, califican “de revolución insidiosa” la lucha de las mujeres por conseguir, en palabras de Virginia Woolf, “una habitación propia”, deberían preguntarse cual es su grado de responsabilidad en todas y cada una de las muertes que, a diario, tiñen de sangre este país.

13 Comments:

At 17 nov. 2008 9:17:00, Blogger ludwig said...

¿Que se puede esperar de una secta milenaria anclada en la edad media ,que no ha progresado apenas en lo que se refiere a sus principios ,y que no solamente no evoluciona ,sino que desde los tiempos de Juan XXIII ha sufrido una considerable involución .

No solamente eso, a esta secta desde su nacimiento le persigue una historia negra dominada por capítulos ignominiosos ,con genocidios y otros actos que lo convierten en una carga para el desarrollo de una humanidad hacia bienestar social, el progreso y el entendimiento entre todos los hombres y mujeres.

 
At 17 nov. 2008 10:58:00, Anonymous suga said...

El machismo de la Iglesia se explica en parte, por el propio victimismo que representa rendir culto a la agonizante figura de un cristo perpetuamente crucificado. A fin de cuentas, la principal 'clientela' que acude a las parroquias son precisamente las mujeres. Mejor dicho: las mujeres que son víctimas y buscan algún tipo de consuelo, aunque no para cambiar o mejorar su situación... sino únicamente para soportarla y 'aprender' a conllevarla.

De ahí que cualquier eventual reforma social encaminada a promover la igualdad entre generos, se convertirá en la enemiga declarada de las sectas explotadoras del sentimiento de culpa... pues a largo plazo implicarán una reducción significativa de los parroquianos. De modo que motivos históricos al margen, el machismo inherente a la religión obedece también al instinto de supervivencia de unas instituciones que viven anquilosadas en el pasado.

 
At 17 nov. 2008 11:52:00, Blogger Ruby Marmolejo said...

Con la iglesia hemos topado, como dice alguien una vez. No os perdais este artículo de Santa Maravillas, a la cual el PSOE quiere poner una placa en el congreso (como lo hagan, me plantearé votarles en las próximas elecciones, hay otra formas de guiñarle el ojo a los cristianos de base que no sea aplaudir a esta monja ultra y fundamentalista):

Decidió escindirse de las carmelitas descalzas tras el Concilio Vaticano II por considerar la nueva doctrina demasiado progresista. Fundó una de las congregaciones más rígidas y ultraortodoxas que existen. En su canonización se valoraron "las amenazas" que sufrió tras ser apresada durante la Guerra Civil por las tropas republicanas. Ahora va a tener su homenaje, con placa incluida, en el Congreso de los Diputados, dominado y presidido por los socialistas.

Podría ser el último milagro de la madre Maravillas, nacida en 1892 en Madrid y muerta en 1974 en el convento de La Aldehuela, en esa misma provincia. Documentos aceptados por la Iglesia glosan la vida de esta carmelita por su continuo sacrificio y sumisión y su infinito deseo de ser humillada. Hablan de una vida llena de castigos infligidos a sí misma como colgarse de la melena a una viga "para sufrir por Jesús" o dormir vestida y sentada en el suelo, cinco horas cada noche.

"Déjate mandar. Déjate sujetar y despreciar. Y serás perfecta", es una de las frases que la biografía Vida de la madre Maravillas atribuye a esta mujer que abandonó una vida acomodada -era hija del embajador español en la Santa Sede y Ministro de Fomento Luis Pidal- para abrazar su vocación. Lo hizo, según las crónicas, a los cinco años. Cuando los niños piensan en jugar, ella decidió que moriría en un convento en castidad. Según la web del Vaticano, su nombre de santa (fue beatificada en 1998 y canonizada en 2003) es: "Santa María Maravillas de Jesús, virgen".

El milagro más famoso de los que la condujeron a los altares fue el del niño argentino Manuel Vilar que, según sus padres, parecía haberse ahogado al caer a una piscina el 19 de julio de 1998, a los 18 meses. Fue trasladado al hospital en parada cardiorrespiratoria, pero su madre, impasible a la tragedia, rezó a la madre Maravillas hasta que el niño se recuperó. Ella murió un 11 de diciembre, día en que, desde su canonización en 2003, es celebrada como santa. "¡Qué felicidad morir carmelita!", dicen que gritó, jubilosa, durante su agonía. Cuando falleció, su cadáver olía a nardos, un síntoma más, según la Iglesia, de su santidad. Ahora podría verse también reconocida por el Congreso.

 
At 17 nov. 2008 12:02:00, Blogger Ruby Marmolejo said...

Es alucinante que aún haya gente que piensa así en nuestro país, gente así es la que siente pavor de que los niños estudien EpC.

Fijaros en lo del milagro porque es de traca: según los fundamentalistas católicos, el niño Manuel Vilar se recuperó de la parada cardiorespiraoria gracias a que su mamá le rezó a Santa Maravillas; por supuesto, las atenciones médicas que le dieron al niño los médicos en el hospital no tuvieron nada que ver.

Pues a partir de ahora, que los fanáticos católicos, como elentir o prevost, que lleven a sus familiares enfermos a las iglesias en vez de a los hospitales.

También pasó algo parecido con Kubica de la F1. Después de un terrible accidente que tuvo, estos fanáticos dijeron que Kubica se salvo por milagro de Juan Pablo II.

Los ingenieros que trabajan duro para dotar a este tipo de vehículos de las innovaciones en seguridad más avanzadas, tampoco tuvieron nada que ver.

Si realmente queremos combatir el fundamentalismo religioso islámico, ¿no habría que empezar primero por limpiar en casa?

 
At 17 nov. 2008 12:34:00, Anonymous suga said...

"¿Por qué, si no, los muchos despidos improcedentes de iure que no de facto tras una baja maternal, las zancadillas laborales o el bombardeo continuo contra las ministras del Gobierno Zapatero alabando o criticando, por ejemplo, su forma de vestir cuando a nadie preocupa el terno que lucen los señores diputados?"

Hay ejemplos aún más graves Taylor, sobretodo de hipocresía. Porque la Iglesia se apunta a un bombardeo cuando se trata de salir a la calle a protestar por el aborto (protestan ante los ministerios o delegaciones del gobierno, pero se cuidarán mucho de hacerlo ante las clínicas de aborto PRIVADAS) Sin embargo, la derecha en general y la Iglesia Católica en particular, bien que dan la callada por respuesta, cuando desde los sindicatos condenan la posibilidad de que se pueda despedir a una mujer QUE ESTÁ EMBARAZADA, lo cual por cierto no es una posibilidad teórica, ni nada remota.

¿Acaso no es así como se está fomentando que algunas mujeres decidan abortar? Claro que esta gente siempre será capaz de encontrar una buena excusa... si el disgusto y la preocupación por la pérdida del puesto laboral causara un aborto espontáneo... ¡entonces sólo se estaría cumpliendo la voluntad de dios!

(personalmente, considero que hay pocos ejemplos de sinvergonzonería mayores que los empresarios que son capaces de despedir a una mujer en esas circunstancias... si me encontrara a uno de ellos por la calle y entonces padeciera un accidente, creo que aprovecharía la ocasión para 'tropezar y sin querer' pisarle la cabeza; tal vez algunas mujeres durante el embarazo y por los trastornos del mismo no puedan cumplir adecuadamente su trabajo... pero por SOLIDARIDAD, —o lo que algunos llaman DECENCIA— un empresario debería ocuparla en otra función más acorde con su situación... y si esto no fuera posible, aguantarse y pagarle el sueldo por quedarse tranquilamente en su casa; porque se trata de una persona, y no de una unidad productora como piensan muchos empresarios... ni tampoco reproductora, como piensan los obispos)

 
At 17 nov. 2008 13:38:00, Anonymous Anónimo said...

¡Ruby es famosa!

JAJAJAJAJAJAJAJAJ

http://caballerozp.blogspot.com/2007/10/peticin-de-aguador-el-juego-de-ruby.html

 
At 17 nov. 2008 15:16:00, Anonymous suga said...

Tranquila Ruby: "ladran, luego cabalgamos", jaja.

 
At 17 nov. 2008 16:01:00, Blogger Ruby Marmolejo said...

'Tranquila Ruby: "ladran, luego cabalgamos", jaja'

Mas que ladrar, lo que hacen es rebuznar (aparte de balar, que también lo hacen muy bien)

Pobrecitos, para lo que han quedado los antaño poderosos peones negros de la blogocosa.

 
At 17 nov. 2008 16:15:00, Blogger ludwig said...

Debe de ser que se han quedado sin argumentos para atacarnos, y tienen que acudir a la burla ,como si de escolares de primaria se tratara

 
At 17 nov. 2008 18:39:00, Blogger ludwig said...

Respecto a la madre Maravillas, tengo que decir que analizando su biografía ,que la he consultado con el Google, llego a la conclusión de que fue algo así como una versión española de la madre Teresa de Calcuta.

Debió de ser muy buena persona, aunque también algo fanática ,hizo numerosas obras de caridad ´,como crear escuelas para pobres y misiones en el extranjero.

No me parece que sea una persona condenable ,aunque os doy la razón en que no pinta nada en las paredes del congreso ,porque no tiene ninguna relación con el congreso ni con los valores democraticos que todos defendemos.

Creo que su sitio mas adecuado sería en todo caso en los templos católicos y en las estampitas de las beatas .

 
At 17 nov. 2008 21:48:00, Anonymous suga said...

Disculpad que cambie de tema, pero acabo de leer un artículo escrito por el economista liberal Xavier Sala i Martín, ese que a parte de ser profesor de la Universidad de Columbia se hizo famoso por llevar chaquetas bastante horteras y de colorines. El tipo no es de tan mala calaña como la mayoría de sus correligionarios, incluso es asesor sin sueldo de varios países tercermundistas. Además comparto algunas de sus opiniónes en relación a cómo las subvenciones en los países ricos están asfixiando a las economías del Tercer Mundo, y ya no porque aquellas no puedan exportar sus productos, sino porque los excedentes subvencionados en Occidente inundan sus mercados y hunden las economías locales.

El problema de Sala i Martín es que peca de ingenuo. Como buen economista la realidad lejos de los números le resulta antipática e incómoda, insistiendo aún en que efectivamente los mercados se autorregulan, como si fueran yogures con bífidus activo... obviando que no se trata de regular la economía, sino de parar los pies a los buitres sin escrúpulos que se aprovechan de cualquier resquicio. Por desgracia no toda la economía consiste en producir, ser competitivo, crear riqueza y puestos de trabajo. De todos modos el artículo es interesante al anticipar los argumentos que emplearán los neoliberales para justificarse y despotricar contra los que, en un alarde de imaginación, califica de neointervencionistas.

En primer lugar y tal como era de esperar, Sala denuncia como principal responsable de la burbuja de las hipotecas basura, al denostadísimo Alan Greenspan, cuando aquél intervino reduciendo el precio del dinero. Claro que en primer lugar la política monetaria consiste en eso: atender objetivos políticos, por ejemplo sociales como la creación de empleo o económicos como el control de los precios, en ambos casos incentivando o no la inversión y el consumo. En fin, que se trata de una función explícitamente reguladora, la cual además debe ser fijada por alguien de carne y hueso, y no por el espíritu santo... pues desde luego el precio del dinero no se autorregulara el solito.

Tampoco puede considerarse a la ligera que bajar los tipos de interés fuera una decisión tan desacertada, pues el pinchazo de la burbuja tecnológica causó una intensa desaceleración económica, y el manual de la ortodoxia capitalista indicaba que era el momento adecuado para reducir los tipos, con la intención de estimular la demanda y las inversiones. Claro que estas no fueron productivas, pues el problema de los USA, tanto entonces como ahora, es que no existía la duplicidad ahorro y consumo, sino consumo y endeudamiento... para seguir consumiendo. Por lo tanto el problema era estuctural y previo a aquella decisión, sin olvidar que desde la administración, fue orquestado o fomentado —o al menos no impedido,— que ese volumen de endeudamiento 'barato' acudiera otra vez en masa a los mercados para inflar una nueva burbuja especulativa.

Pero el argumento más demencial de Sala es cuando tiene la desfachatez de calificar de 'intervencionismo' a que el gobierno de los USA permitiera que los bancos tuvieran una doble contabilidad, lo cual les dio la coartada perfecta para lanzarse a las aventuras financieras sin la obligación de avalar aquellas con su propio patrimonio, en relación con el riesgo económico contraído. Pero claro, si los ultraliberales presionaron (como en los años ochenta con las cajas de ahorro) y se salieron con la suya para que el gobierno autorizase a que esas instituciones tomaran tantos riesgos como les apetecía... entonces resulta que eso no es una desregulación del sistema, sino que se trata de intervencionismo, perdón 'neointervencionismo'. Juas, juas, juas.

Por último, Sala no considera necesario prestar ni la más mínima atención al asunto de las subprime, que al fin y al cabo no fue otra cosa sino conceder créditos a quienes por su precariedad laboral no disponían de suficiente solvencia, según el criterio objetivo... por lo cual eran calificados como subprime, o sea, clientes que estaban por debajo de la franja razonable de riesgo en el negocio crediticio. Lo cual 'justificaba' aplicarles unos intereses abusivos, por el riesgo suplementario que 'asumían' ante el prestatario (alerta a la ironía del asunto). Unas tarifas que mientras pudieran abonarse generarían unos enormes márgenes de beneficio, que después serían extraordinariamente atractivos para ser comercializados en los mercados de deuda secundaria... de todo el planeta (y endosando finalmente el riesgo a terceros)

Por supuesto en los USA nadie se tomó la molestia de regular aquella arriesgadísima actividad crediticia que además, merece el nombre de usura. Aunque aplicando la lógica del profesor Sala, podríamos denunciar que el gobierno de los Estados Unidos intervino... al regular que los bancos hicieran lo que les daba la gana. En fin, el capitalismo salvaje ha demostrado ser tan catastrófico como el comunismo soviético, pues ambos se han auto destruido sin la ayuda de nadie (mejor dicho, con el esfuerzo de sus más entusiastas incondicionales), pero al menos el comunismo supo admitir su derrota y morir con cierta elegancia y dignidad... mientras que el capitalismo ya es la segunda vez que se arroja por el precipicio, con el desagradable efecto secundario de no saber admitir su fallecimiento... e insistir en volver a resucitar. Como Rasputín.

Curiosamente, los neoliberales suelen criticar a los que nos consideramos de izquierdas, tachándonos de ingenuos, o de incapaces de comprender las maravillosas sutilezas de la ciencia económica y capitalista. Sin embargo y con cierta regularidad, se confirma que los ingenuos, hasta la estupidez, son precisamente ellos. Al ignorar que la economía de mercado es cualquier cosa menos una máquina de precisión. Pues el factor humano (especialmente la avaricia) es capaz de distorsionar todas las ecuaciones, por impecables que resulten sobre el papel. Lo irónico del asunto es que esa misma razón es la que convierte a la economía de mercado como la única realmente viable, por estar en concordancia con el factor humano. Lamentablemente, la conclusión del señor Sala es que no vale la pena reformar el sistema financiero dotándolo de más regulación... por la sencilla razón de que las crisis nunca son iguales, de modo que la próxima no se parecerá en absoluto a la que padecemos ahora...

Aunque el problema es que en este caso ni siquiera se trata de una crisis imprevisible sino de una verdadera estafa que pudo llevarse a término con la colaboración o permisividad de las administraciones... y que aunque es posible que la próxima crisis económica sea diferente, al menos con la supersión de las instituciones financieras mundiales, quizás se pueda evitar otra mayúscula estafa. Pero si en realidad fuera un desequilibrio natural de los mercados, tal vez podrá ser anticipado y corregido a tiempo, por supuesto interviniendo activamente. A fin de cuentas no son pocos los que consideran que los ciclos económicos son una inevitable sucesión de burbuja y pinchazo, burbuja y pinchazo(boom&bust), así como se sabe con certeza que los mercados siempre generan riesgos... pero nunca los resuelven.

 
At 17 nov. 2008 23:51:00, Blogger irichc said...

Sólo debería haber un derecho exclusivo de la mujer: el derecho a masculinizarse.

 
At 18 nov. 2008 7:26:00, Blogger My Name is Taylor said...

En su caso irichc, le recomiendo que lleve a su santa esposa a un centro de depilación, para que le vuelvan más femenina...

 

Publicar un comentario

<< Home